Posted on

Principales mitos sobre el cuidado de las casas de madera

Existe una gran cantidad de autodenominados expertos en el terreno de las casas de madera, y muchos de ellos han contribuido con la falsa creencia de que mantener este tipo de viviendas es algo que conlleva importantes cantidades tanto de esfuerzo como de dinero.

La verdad es que, siempre y cuando la planificación de cuidado se realice adecuadamente, y los procesos de mantenimiento se cumplan dependiendo de cada caso, tener una casa de madera conservada a lo largo de los años en perfectas condiciones no tiene por qué representar un quebradero de cabezas.

A continuación, detallaremos diferentes mitos que se han ido instaurando alrededor de las construcciones de jardín, ya sean casetas, garajes, cobertizo o cualquier otro tipo de casas de madera:

¿Mantener una casa de madera es algo cercano a la ciencia nuclear?

¡En absoluto! No hay que ser un ingeniero civil con PhD para mantener su casa de madera en el tiempo como si se tratara del primer día. Con tal de que la limpieza represente una prioridad en sus tareas, y mantenga al polvo, la humedad y los ácaros fuera del alcance de sus paredes, ¡todo estará bajo control!

¿Las grietas representan un mal cuidado de su casa de madera?

Otra leyenda urbana que es necesario erradicar de la mente de todos los entusiastas de las casetas de jardín. El agrietamiento de la madera es un proceso completamente natural, por lo que no debe preocuparse si ve alguna nueva grieta cada cierto tiempo. Mientras las mismas estén lejos del techo, su casa de madera está completamente a salvo.

¿Debe dedicarle media vida a su caseta de madera?

¡Puede respirar tranquilo! No es necesario ocupar tiempo de sus labores familiares o profesionales en el mantenimiento de su casa de madera. Basta con realizar sesiones de limpieza y cuidado una vez por mes, y con la libertad de ajustarlos en los espacios de tiempo libre que vaya identificando en su agenda.

¿Las terminas acabarán con su casa de madera poco a poco?

Resulta inocente pensar que insectos como las termitas aún son un peligro latente para las construcciones de madera, y mucho menos después de los avances en el tratamiento de este material que se han registrado en el siglo XXI.

¿Y qué hay del moho? ¿Las casas de madera son vulnerables a este?

Acá no hay que irse con rodeos: su casa de madera estará a salvo del moho, sí y solo sí mantiene una limpieza coherente con el nivel de humedad que tenga en su zona de residencia. Una buena forma de evitar la aparición del moho es conservar las paredes externas lo más secas posible en temporadas húmedas.

Deja un comentario