Construya su propia oficina de jardín de manera rápida y económica

Cada vez más gente empieza a trabajar por cuenta propia y necesita una oficina. La oficina en casa, en vez de alquilar un espacio en un centro de negocios, le ahorrará el gasto del alquiler y le dará una alternativa más flexible y económica. La oficina en el jardín es una de las mejores opciones para crear un lugar de trabajo tranquilo y cómodo, lejos de todo el ajetreo de la casa.

Si ha decidido construir una oficina en su jardín y está buscando opciones para hacerlo, le recomendamos que considere una caseta de madera. Ante todo, las para montarlas uno mismo son las oficinas de jardín más asequibles del mundo y, en segundo lugar, ¡tenemos casi cien modelos entre cuales elegir según sus necesidades y presupuesto! Siga leyendo para que podamos explicarle las fases más importantes de la construcción de una oficina en su jardín desde un kit de caseta en paquete plano.

Tamaño de la oficina de jardín

Solemos tener una buena idea del tamaño de oficina que cumpla con todos los requisitos y nos permita trabajar cómodamente. Si alquila una oficina en un centro de negocios o compra una, con cada metro cuadrado sube el precio. Este no es el caso de la oficina de jardín en una caseta de madera. Invirtiendo solo unos cientos de euros adicionales puede adquirir una oficina de jardín significativamente más grande para disfrutar de la amplitud e impresionar a sus socios y clientes.

Más funciones

Las casetas de jardín con varias funciones ahorran espacio en su jardín y también dinero. Por ejemplo, una caseta de madera multifuncional puede acomodar su oficina, trastero, y también un porche para organizar barbacoas y cenas al aire libre. Si le falta espacio en su jardín para varias casetas, una caseta de madera multifuncional es una gran solución.

Madera como material de construcción

La madera es un material natural, que crece y se adapta según la humedad, la temperatura y otras condiciones climáticas, especialmente durante el primer mes posterior al montaje de la caseta. Es normal que a lo primero tenga que ajustar las puertas y las ventanas varias veces y luego una vez al año, para que sigan funcionando bien. Pequeñas grietas, nudos y diferencias de tono no son defectos, sino cualidades inherentes de la madera. Recomendamos que trate las tablas de suelo con un protector de madera antes de la instalación, especialmente la parte inferior, ya que después del montaje no podrá acceder a la parte de abajo.

Cuando haya terminado el montaje de su oficina en el jardín, es el momento de tratar la caseta con un barniz decorativo o un protector de madera. Una de las muchas ventajas que tienen las construcciones de madera, es que puede personalizar su oficina de jardín con sus colores favoritos.

La madera no tratada se torna grisácea con el tiempo, puede ponerse azulada y llenarse de moho o incluso pudrirse. Es aconsejable examinar la oficina de jardín una vez al año y, si es necesario, volver a tratarla de acuerdo con las instrucciones del fabricante del protector de madera.

Entrega de la oficina de madera para jardín

Las casetas de madera se entregan en paquetes planos y resistentes a la intemperie, para que no se vean afectadas o dañadas por el sol o la lluvia durante el transporte, o mientras el paquete permanece fuera durante unas semanas antes del montaje. Las casetas de madera se entregan en camiones grúa capaces de descargar paquetes pesados (700-2500 kilos). Todas las piezas de madera han sido prefabricadas y precortadas, listas para instalar (¡como un juego gigante de Lego!). El kit estándar de caseta de madera / oficina de jardín está compuesto por vigas de madera tratadas para la base, tablones de pared y otras piezas de madera sin tratar, tablas de techo y suelo, ventanas y puertas, tela asfáltica para el techo, tornillos, clavos y otras fijaciones, varillas anti-tormenta, manual de usuario e instrucciones de montaje.

Base para la oficina de jardín

El tipo de base depende del tamaño de la caseta y de la firmeza del terreno de su jardín. Losas de hormigón encima de arena y grava es la base más fácil y económica. Este tipo de base es bastante sencilla de construir y la puede hacer un aficionado al bricolaje sin tener que contratar a un profesional. Es adecuada para casetas más pequeñas, de hasta 10 m². Para construir esta base, tendrá que excavar 25-30 cm de la superficie, llenarla de grava y luego cubrirla con una capa de arena, para lograr una superficie nivelada. Luego tiene que colocar las losas o bloques de hormigón. Es vital que la base esté perfectamente nivelada. Montar la caseta en una superficie mal nivelada afectará al funcionamiento de las puertas y ventanas. La base más usada y duradera, pero también la más costosa, es la base de hormigón. Es perfecta para todo tipo de construcciones de jardín. Para prepararla, probablemente necesite contratar a un albañil o una pequeña empresa de construcción, porque las bases de hormigón implican más conocimientos. Estos dos son los tipos de cimientos más comunes para construcciones de jardín, pero existen muchos más. Es recomendable consultar con los expertos locales antes de elegir, teniendo en cuenta la firmeza de la superficie y el tamaño de la caseta. Cualquiera que sea su elección, debe saber que una base firme y nivelada es sumamente importante. Si la base falla, fallará la caseta de jardín entera. Las paredes torcidas y las puertas y ventanas que no funcionan, así como una vida útil muy corta y la garantía anulada, significan que no podrá disfrutar de su caseta de jardín. Puede leer más sobre los diferentes tipos de base en nuestra página de montaje de casetas.

¿Ensamblar por su cuenta o contratar una empresa de construcción?

El montaje de la mayoría de las oficinas de jardín es viable para un aficionado al bricolaje. Especialmente de las casetas pequeñas y medianas de hasta 8-12 m². Nuestra recomendación es que el montaje lo hagan dos personas y que se tenga cuidado con levantar las piezas, ya que algunos tablones son bastante pesados. Las estadísticas muestran que el 85 % de nuestros clientes hacen el montaje ellos mismos, o contratan a un experto local para asegurarse de que todo vaya bien. Para el montaje de la caseta de jardín se necesita al menos dos adultos, herramientas (martillo, sierra, alicates, taladro, destornillador, metro, escalera, cúter y nivel) y 1-3 días de su valioso tiempo, dependiendo de sus habilidades y del tamaño de la caseta. Si usted o su ayudante está acostumbrado a arreglar cosas en casa o a hacer pequeños proyectos de bricolaje en el jardín, el montaje de las piezas prefabricadas siguiendo las instrucciones de instalación, no debería presentar problemas. Pero si no tiene confianza en sus habilidades o simplemente no le gusta el bricolaje, le recomendamos contratar a un profesional de su localidad.

Aislamiento térmico, grosor de la pared y ventanas

28 mm, 40 mm, 44 mm, 50 mm y 70 mm son los grosores de pared más comunes de las casetas de madera. Los tablones de pared de 28 mm son de machihembrado simple, de 40 mm y más son de machihembrado doble. Las paredes de 28 mm de grosor se utilizan para casetas de uso estacional más pequeñas (hasta 8 m²). Si tiene la intención de construir una oficina de jardín para usarla durante todo el año, debería elegir una caseta con paredes de 40 mm o más, y asegurarse de que tenga ventanas de doble acristalamiento en el kit estándar.

Habría que aislar el suelo y el techo. La variedad de los materiales que puede usar para aislar su oficina en casa es muy amplia, dependiendo de las condiciones climáticas locales y de su presupuesto.

Igualmente importante es elegir la base correcta y aislar el suelo primero. Una capa de aislamiento térmico debajo de las tablas del suelo contribuirá a mantener la temperatura de la oficina agradable. El aislamiento del techo es crucial, debido a que en invierno el aire caliente se eleva y aproximadamente 35-40 % del calor sale a través del techo sin aislar. En verano, el sol calienta el techo y si éste no está aislado, la temperatura en el interior de la oficina sube. Instalar un equipo de climatización es una excelente manera de asegurar que la oficina de jardín se pueda utilizar todo el año. En regiones más frías, tiene la opción de instalar una estufa ¡en la que puede cocinar también! Obviamente es muy importante que sea un instalador profesional quien se encargue de colocar la estufa, que se cumplan los requisitos de ventilación y que se instalen detectores de humo en su caseta de jardín.

Ahora que ha terminado la construcción de su oficina en el jardín, ha tratado la caseta con protector de madera y el aislamiento térmico está puesto, es hora de ocuparse del interior, los muebles, el equipamiento de oficina, y poner en marcha su negocio. Estamos seguros de que no echará de menos los atascos de tráfico y las facturas de alquiler, y no le importará poder dormir una o dos horas más por las mañanas.